Iglesia de Santa Coloma




La iglesia de Santa Coloma es de origen prerrománico y se construyó entre los siglos VIII y IX, por lo tanto es una de las más antiguas de Andorra. Durante el s. XII se realizaron algunas reformas y se añadió el campanario lombardo de planta circular y de cuatro pisos de altura que actualmente estiliza la planta principal.


Uno de los mayores atractivos de la iglesia es el mural interior que contiene. Originalmente, se decoró la cabecera principal con un precioso ciclo de pinturas al fresco, pero gran parte de estas se acabaron vendiendo y el espacio se quedó casi desnudo. En 2007, el Gobierno de Andorra pudo recuperar la totalidad de las pinturas y se propuso restablecer la cabecera. Sin embargo, las alteraciones que habían sufrido las pinturas y el ábside lo largo de los años hicieron que fuera imposible recuperar el mural tal como estaba en un inicio.


Gracias a los avances tecnológicos, se ha encontrado otra solución que permite disfrutar de las pinturas originales sin la necesidad de utilizar el mural que se recuperó. A través de la recreación virtual llamada video mapping, actualmente la iglesia vuelve a disfrutar de todo su esplendor y los ciudadanos y visitantes pueden contemplar las pinturas de una forma innovadora y totalmente fiel a la historia. El vídeo tiene una duración de seis minutos y se acompaña de un juego de luces y sonidos. Todo ello hace que los espectadores puedan revivir las sensaciones que transmitían los frescos originales.



Ubicación: