La Ruta del Ferro



‘La Ruta del Ferro’ de Andorra es un paseo a través del tiempo en el cual puedes descubrir la importancia que tuvo la siderurgia y la minería en el país desde principios del siglo XVII hasta finales del XIX. De hecho, era una de las actividades que más dinero aportaba al Principado.


El camino comienza en la Mina de Llorts, la cual se puede visitar durante el verano, y finaliza en la iglesia de Sant Martí de la Cortinada. Antiguamente, los carreteros utilizaban el itinerario para transportar el hierro hasta las fraguas de la Massana y los pastores lo aprovechaban para llevar el ganado de un lado al otro.


El paseo es ideal para realizarlo en familia dada su facilidad para completarlo: Unos cuatro quilómetros de ida y otros cuatro de vuelta sin a penas desnivel. En cuestión de dos horas, aproximadamente, se puede completar el circuito entero. Durante el trayecto se pueden ver esculturas elaboradas con hierro, bronce o roca, así como alguna fuente natural rodeada de un característico color ocre.