Flor del tabaco



La flor del tabaco, conocida como 'Nicotiana Tabacum L', es de la familia de las solanáceas. Esta planta herbácea, procedente de América, fue introducida en Europa por los colonizadores como un estimulante del sistema nervioso central. Y aunque ahora se puede encontrar en cualquier parte, en un origen se empezó a plantar de forma masiva únicamente en Andorra, Extremadura, Andalucía y Valencia.


La flor del tabaco también tiene su lugar en la perfumería. Se utiliza principalmente en notas masculinas y su clasificación olfativa es de nota de tabaco, con un característico olor a tabaco con aspectos animales de cuero. Su volatilidad es de nota de fondo.