Gosswim



Gosswim nace con la voluntad de ayudar a los más peludos a través de la hidroterapia. Y es que el agua es un buen aliado para activar el vínculo emocional de tu mascota y ayuda a motivarla y reforzar su actitud. ¡Gracias a las sesiones de hidroterapia, tu perro experimentará sensaciones nuevas y te dará resultados muy positivos! Además, su capacidad física aumentará de forma increíble mientras combina el ejercicio con el juego. ¡Se recomienda practicar la hidroterapia en casos de miedo al agua, sobrepeso, problemas articulares, artrosis generalizada, post operatorios, hiperactividad, ansiedad o, sencillamente, por diversión!



Gosswim ofrece sesiones individuales o de dos en dos. También posee el paquete FUN&FITNESS, que integra 8 sesiones y es perfecto para combinar el ejercicio acuático con trabajos en seco. Y si no se quiere entrar en el agua, existe el paquete GOSSWIM. Además, si tienes problemas para llevar a tu perro, la entidad dispone de un servicio de recogida a domicilio. También dispone de un servicio de lavado y secado con un estuche de baño que incluye: champú, toalla y cepillo. Las instalaciones de Gosswim están pensadas para ellos y ubicadas en un ambiente tranquilo rodeado de paisaje natural, sin coches y con un campo exterior cerrado a disposición de los perros para hacerlos correr antes o después de las sesiones.




Los beneficios de la hidroterapia

Uno de los deportes más saludables que puede practicar tu mascota es la natación, ya que el agua consigue estimular y relajar todo el cuerpo beneficiando de forma muy positiva los diferentes sistemas, el metabolismo y el corazón. El sistema muscular es uno de los más beneficiados. Dentro del agua, la resistencia es entre 15 y 20 veces mayor que en seco, por tanto, los músculos se utilizan sin estrés por el peso del cuerpo. Es la razón por la que el agua ayuda a aumentar la musculatura de forma más saludable y a combatir los espasmos y los edemas.

La hidroterapia también calma el sistema nervioso y reduce el estrés, estimula las articulaciones y restablece los canales sensoriales. En lo que respecta al sistema endocrino, incrementa las funciones metabólicas y conlleva que las hormonas sean procesadas en todo el cuerpo. Y en relación al sistema circulatorio, el agua caliente (a unos 28ºC) aumenta la temperatura corporal del cuerpo causando que los vasos sanguíneos se dilaten y se eliminen toxinas, distribuyendo además los nutrientes y el oxígeno. Otro sistema que se beneficia es el linfático. La hidroterapia incrementa el drenaje linfático, reduce las inflamaciones y aumenta el sistema inmunitario. Además, ayuda a quemar grasas. El agua también ayuda al sistema respiratorio y al digestivo, ya que aumenta la capacidad pulmonar y activa los músculos blandos digestivos aportando nutrientes a las células. Por último, el agua beneficia al sistema urinario y al esquelético. Y es que incrementa el riego sanguíneo que atraviesan los riñones y libera sus toxinas. También hace que todos los huesos tengan mayor movilidad y aumente el arco articular.