Objetivo: despertar conciencias



De las inquietudes de las personas surgen iniciativas capaces de resolver problemas de gran envergadura. En este caso, la empatía, la colaboración y el respeto por el medio ambiente son los vehículos elegidos para poder llegar lejos. Un grupo de jóvenes, cansados de ver como la basura se acumula en las montañas de Andorra, han decidido organizar salidas para peinar hasta el último metro cuadrado del país. Para cuidar de la naturaleza, que, en definitiva, es nuestro mayor tesoro.


Hoy en día, gracias a las herramientas virtuales, encontrar gente con ganas de colaborar es una tarea más sencilla que antes. A través de un grupo de WhatsApp, más de 60 jóvenes se han decidido a unirse a la causa y reservar uno o dos días por semana para dedicarlos a disfrutar de una ruta de senderismo mientras van recogiendo toda la basura que se encuentren.


Los organizadores son Gemma Parramon, Arnau Calvet, Marta Muñoz y Alba Gomes. Juntos, proponen diferentes lugares para acudir en grupos de unas siete personas, pasear, hacer un pequeño picnic y dejar las montañas limpias. Más adelante, cuando el proyecto esté asentado, la intención es organizar salidas por diferentes niveles de dificultad para poder abarcar el mayor territorio posible.


“A mi me gusta salir a hacer ejercicio en la montaña y siempre me llevaba una bolsa para recoger lo que los demás dejan tirado. Un día pensé que la situación era insostenible, que debíamos hacer algo para revertir la contaminación de nuestro entorno, y me decidí a preguntar a mis amigos qué les parecía la idea. El siguiente paso fue crear Mountain Trashers”, ha explicado Calvet.